La metodología es una de las partes esenciales de cualquier trabajo académico y, desde luego, una de las partes en que tutores y tribunales suelen centrar su atención. Sin embargo, nos consta que muchos estudiantes no saben cómo afrontar esta sección de sus trabajos. Por todo ello, hemos elaborado esta guía sobre qué es y cómo afrontar la elaboración de una metodología de trabajo académico.

¿Qué es una metodología de trabajo?

Una metodología de trabajo es un proceso pautado y estructurado que se utiliza para hacer un trabajo y que se puede aplicar a diferentes trabajos de tipo similar.

¿Qué es la metodología de un trabajo?

La metodología de un trabajo es la parte en la que el autor explica cómo ha realizado su investigación de forma razonada.

Cómo hacer la metodología de un TFG

  1. Decidir el enfoque.
  2. Decidir la metodología concreta.
  3. Escribir la metodología.

Ahora, vamos a ver cada uno de estos tres pasos:

Primero: hay que decidir el enfoque

Para elaborar la metodología de un TFG, lo primero es elegir el enfoque general del proyecto.

¿Será este cualitativo o por el contrario cuantitativo?

Normalmente, el método cualitativo se utiliza en investigaciones que exploran un nuevo campo bastante desconocido, para adquirir una información básica que luego sirva para diseñar un trabajo cuantitativo.

Por su parte, la metodología cuantitativa, se basa en aspectos que se pueden valorar de forma numérica y está muy relacionada con el análisis estadístico.

Es importante tener en cuenta que objetivos y metodología del TFG deben estar relacionados y ser coherentes. En un trabajo sociológico donde se quiere conocer como una población experimenta un suceso de forma subjetiva, el método cualitativo parece más indicado, mientras que en un trabajo que pretende medir la relación de dos variables numéricas seguramente requiera de una metodología de trabajo cuantitativa.

También hay que considerar los sesgos de las personas que van a evaluar el trabajo. Aunque en teoría el mundo no debería ser así, es mejor ser prácticos. En TFG de ciencias duras la metodología cualitativa suele estar bastante denostada. Si vas a usarla, observa bien si cuando lo menciones no se arruga la nariz de tu tutor. Por el contrario, en ámbitos como la sociología o le trabajo social, es una metodología muy respetada.

Segundo: hay que seleccionar la metodología concreta de forma razonada

Dentro de los enfoques cualitativo y cuantitativo existen multitud de posibilidades. A continuación, te damos algunos ejemplos, pero ten en cuenta que no son categorías estancas y que unas pueden solaparse con otras.

Ejemplos de metodología de un TFG cualitativo son:

Observación cualitativa

El investigador observa las conversaciones, interactuaciones o lo que sea su objeto de estudio y analiza estas observaciones metódicamente para obtener unas conclusiones.

Teoría fundamentada

Se trata de una metodología cualitativa que ayuda al autor a no perderse en la “libertad” del campo cualitativo, proponiendo un proceso de análisis estructurado para formar variables y establecer asociaciones entre ellas.

Dinámica de grupos

Se seleccionan grupos de, normalmente, entre 7 y 9 individuos para que interactúen en un ambiente controlado. El investigador puede grabar los discursos e incluso imágenes sobre lo que ocurre en el grupo para, a partir de ahí, realizar su análisis.

Entrevistas

Es similar a la dinámica de grupos, pero en este caso el investigador interactúa con un solo individuo cada vez.

Revisión bibliográfica

Consiste en analizar todos los documentos académicos relevantes ya publicados sobre un tema.

Principalmente, se trabajará con libros y revistas académicas, pero tampoco se debe ignorar el contenido de tesis doctorales y otros tipos de trabajos. Es poco recomendable reconocer el uso de manuales. Aunque pueden ser útiles en la práctica, en teoría un investigador debe acudir siempre que sea posible -a no ser que haya una muy buena razón para no hacerlo- a las fuentes primarias, ya que en el manual corremos el riesgo de encontrar el sesgo de la interpretación del autor del manual, cubriendo las verdaderas ideas del autor de la publicación original.

Ejemplos de metodología de un TFG cuantitativo son:

Cuestionarios

Todos los conocemos bien. Consisten en plantear preguntas a los miembros de la muestra para que den sus valoraciones en una escala numérica. A partir de los datos obtenidos se pueden realizar análisis estadísticos.

Análisis de bases de datos

En este caso, en lugar de obtener los datos de la aplicación de cuestionarios, se acude a una base estadística ya elaborada por otra persona e institución. El INE es una de las fuentes de información más socorrida para trabajos que usan esta metodología.

Investigación experimental

Se somete a la muestra a unas condiciones concretas para ver lo que ocurre con las características medidas. Normalmente, luego se comparan estas características con las que tenía la muestra antes del experimento o con las que tenga otro grupo de muestra, llamado grupo de control, al que no se ha sometido al experimento.

¿Y qué hago con los datos obtenidos?

También hay diversas formas de afrontar el análisis de datos. Dos muy comunes son:

Causal-comparativa

Consiste en buscar relaciones causa efecto entre las variables y hacer comparaciones con diferentes momentos de tiempo, diferentes muestras sometidas a experimentos diferentes o con grupos de control.

Correlaciones

Estudia la variación de una variable cuando variamos otra de forma controlada. Sirve para establecer asociaciones entre variables.

Tercero: cómo redactar la metodología de un TFG

Cada metodología de trabajo es un mundo en sí misma, pero normalmente en la redacción de una metodología de un TFG habrá que incluir:

  • Muestra: Explicación y definición de las personas, instituciones u objetos sobre las que se ha realizado la investigación. Dentro de este apartado, habrá que señalar también la técnica de muestreo, es decir, el procedimiento para la selección de la muestra.
  • Variables: Características que tienen los miembros de la muestra y que nos interesa estudiar. En el método cuantitativo se diferencia entre dependientes e independientes, pero no hay que olvidar que también existen en el método cualitativo.
  • Instrumentos: Herramientas utilizadas para recoger los datos. Se debe explicar la conveniencia de su utilización y el porqué de su elección.
  • Procedimiento: Explicación de la sucesión de acciones que se ha llevado a cabo para la realización de la investigación.
  • Técnicas de análisis: Como decíamos más arriba, en cada metodología de trabajo se pueden usar diversas técnicas. Es importante justificar la elección de la técnica elegida.

Lo habitual es redactar la metodología antes de hacer la investigación y revisarla después para añadir comentarios o ajustes sobre lo que ha sido la realidad de la investigación en comparación con lo que teníamos pensado y diseñado.

Conclusión final

La metodología de un trabajo de investigación no solo sirve para rellenar páginas en el trabajo. Sirve para que los lectores puedan evaluar la veracidad y coherencia de los resultados de dicho trabajo.

Es decir, la metodología de en un trabajo explica el cómo se ha hecho y, por tanto, es la esencia misma del proyecto.

¿Necesitas ayuda para pedir un presupuesto?

No hay problema, envíanos la información del trabajo y nosotros te ayudamos a estructurarlo.

¿Necesitas más de un trabajo? 👉 Haz clic aquí

    Tipo de trabajo *
    Asignatura *
    Normas de estilo
    Personalizar tipo de trabajo
    Personalizar materia o asignatura
    Personalizar normas
    Título del trabajo *
    Número de páginas
    Duración de examen en horas
    Fecha de entrega *
    Descripción e indicaciones del trabajo
    Subir un Documento
    Nombre de usuario
    Correo electrónico *
    Telefono (con código de país) *
    Hora de contacto
    Código promocional