Qué es una fuente primaria y secundaria

Las fuentes de información primarias y secundarias son la base sobre la que construyes tu trabajo académico. Por eso, si vas a hacer un TFG o cualquier otro tipo de proyecto debes conocer qué es cada una, principalmente para entender bien las instrucciones de tu profesor.

Una fuente de información primaria es aquella que contiene información nueva y que no ha sido analizada. Por ejemplo, son fuentes de información primarias las estadísticas del INE, los datos que recoges tú encuestando gente o lo datos que recojas de un experimento en un laboratorio.

Una fuente secundaria es aquella que ya ofrece un análisis de la información. Ejemplos de fuentes secundarias son una enciclopedia o un manual de una asignatura.

¿Fuente primaria o secundaria? ¿Cuál es mejor?

Intuitivamente tendemos a pensar que una fuente primaria es mejor que una primaria, pero es un error. A la hora de elegir entre fuentes primarias y secundarias de información tienes que tener en cuenta el objetivo de tu investigación.

¿Es el uso de las fuentes primarias necesario?

Puede no serlo si las fuentes secundarias están actualizadas y el análisis que realizan no interfiere ni sesga tu propia investigación. Al fin y al cabo, analizar fuentes primarias requiere un esfuerzo y este debe estar justificado.

También hay que tener en cuenta la credibilidad de las fuentes secundarias. Si el análisis de otro autor aporta mucho al campo de investigación y está comúnmente aceptado en la academia, tiene sentido partir de ahí. Si vas a hacer una casa, no empiezas a hacer pruebas con madera, adobe y otros materiales para demostrar que no son óptimos hasta decidir utilizar ladrillo. Todo el mundo conoce los problemas de esos materiales así que empiezas directamente en el ladrillo. Los trabajos académicos funcionan igual.

Normalmente, en un TFG se usan más, y en ocasiones exclusivamente, fuentes secundarias, aunque lo ideal es combinar fuentes primarias y secundarias.

Por otro lado, en la realización de una tesis doctoral, el uso de fuentes primarias y secundarias ambas combinadas es casi obligado. Ten en cuenta que siempre que se usen fuentes secundarias debe justificarse, si no en el texto de la propia tesis, sí en las notas del autor para poder responder así a las inquisiciones del tutor o llegado el caso el tribunal por no haber usado una fuente primaria.

Un ejemplo típico de una fuente secundaria en una tesis doctoral es la traducción de una obra. No todo el mundo puede leer en alemán para consultar de primera mano las palabras de Max Weber.

El problema de las traducciones es que no controlamos hasta qué punto son correctas. Por ejemplo, es bien conocido que la expresión “jaula de hierro” que se atribuye a Weber no fue usada por el alemán, sino por Talcott Parsons cuando lo tradujo al inglés.

Cómo se usan las fuentes de información

Sin importar si son primarias o secundarias lo más importante es asegurarse de que se entiende bien la información. Una vez entendida y utilizada, nunca debe pasarse por alto la correcta citación académica para que los lectores puedan consultar la información si así lo desean.

¿Necesitas ayuda para pedir un presupuesto?

No hay problema, envíanos la información del trabajo y nosotros te ayudamos a estructurarlo.

¿Necesitas más de un trabajo? 👉 Haz clic aquí

    Tipo de trabajo *
    Asignatura *
    Normas de estilo
    Personalizar tipo de trabajo
    Personalizar materia o asignatura
    Personalizar normas
    Título del trabajo *
    Número de páginas
    Duración de examen en horas
    Fecha de entrega *
    Descripción e indicaciones del trabajo
    Subir un Documento
    Nombre de usuario
    Correo electrónico *
    Teléfono *
    Código promocional