Sea cual sea el nivel educativo en curso, los estudiantes deben enfrentarse a la realización de trabajos, ponencias y presentaciones. En este sentido, todo documento académico de carácter científico o filosófico debe estar sustentado sobre bases sólidas que acrediten el punto de vista y el planteamiento del autor, en el desarrollo y conclusión de su investigación. Estas bases no son otras que las fuentes de información.

Pero, ¿qué son las fuentes de información

Son instrumentos o recursos que permiten al lector conocer el soporte teórico del trabajo presentado, satisfaciendo así la necesidad de profundizar en el tema. 

Además, las fuentes de información son la mejor manera de localizar y obtener un documento, del que ya se conoce el título y el autor.

¿Cuáles son las fuentes de información?

Aunque existen otras clasificaciones, lo más habitual es distinguir 3 tipos de fuentes de información: primarias, secundarias y terciarias. 

Por lo general, son aquellas que provienen de libros, páginas web, tesis, periódicos, conferencias, entrevistas, videos, manuales, revistas y bases de datos, entre otras publicaciones. 

A continuación, las detallamos:

Fuentes primarias

Consideradas también como las “llaves maestras” de cualquier investigación, las fuentes primarias proporcionan información original y novedosa, obtenida durante el desarrollo del trabajo académico; la cual no ha sido sometida a evaluación o interpretación por otras personas.

Fuentes secundarias

Las fuentes secundarias cumplen la importante finalidad de aumentar el acceso a las fuentes primarias y sus contenidos; pues analizan, sintetizan y reorganizan la información original. De esta forma, facilitan al lector e investigador el acercamiento a la obra intelectual de terceros. En líneas generales, se emplean cuando no hay forma de acceder a la fuente primaria.

Fuentes terciarias

Cuando se combinan las fuentes primarias con las secundarias, resultan las fuentes terciarias. A través de ellas, podemos encontrar contenido bien identificado, recopilado cuidadosamente e indexado para facilitar el control y acceso a la información. Pueden ser recopilaciones temáticas o cronológicas.

La información presentada en las fuentes terciarias cuenta con el aval y respaldo de expertos en la materia o instituciones oficiales; por lo tanto, pueden emplearse en cualquier trabajo de investigación, sin perder rigor científico.

Así son las fuentes de información (+ejemplos)

No basta con solo saber qué es una fuente de información, también es necesario poder reconocer cada una, para así emplearlas con mayor destreza dentro del trabajo de investigación. A continuación, algunos ejemplos de fuentes de información, según su tipo:

  • Fuentes primarias: resultados de un experimento en laboratorio, estadísticas en bruto, mediciones de la observación de un caso, entre otros.
  • Fuentes secundarias: publicaciones académicas, libros, tesis, entre otros.
  • Fuentes terciarias: bibliografías, directorios, resúmenes, entre otros.

En este artículo puedes leer más sobre fuentes primarias y secundarias.

que son fuentes de informacion

Fuentes de información: Otras clasificaciones

Según su clasificación, podemos encontrar hasta 5 fuentes de información diferentes, con sus respectivas sub-divisiones:

  • Según el grado de información: las ya mencionadas: primarias, secundarias y terciarias.
  • Por el tipo de información que contienen: general y especializada.
  • Por el canal empleado: oral, observación o documental.
  • Por el formato o soporte: audio, video o texto.
  • Por la cobertura geográfica: local, regional, nacional o internacional.

Comprender la clasificación de las fuentes de información, nos permite usarlas adecuadamente en nuestra investigación, entendiendo que un material podría pertenecer a dos o más clasificaciones a la vez. Es decir, un contenido puede ser fuente de información primaria, especializada y de cobertura nacional, al mismo tiempo.

¿Qué fuentes de información puedo usar?

Sin las fuentes de información no sería posible difundir los conocimientos para la lectura de terceros y, por tanto, no se lograría elaborar un trabajo de calidad. Lamentablemente, no todas las informaciones y contenidos son una buena fuente sobre la que puedas construir tu investigación.

Entonces, ¿cómo saber qué fuentes de información puedo usar? 

Las obras publicadas o distribuidas con el aval de una institución gubernamental o privada (especialmente si la fuente ha sido revisada por pares o expertos independientes) y con gran credibilidad dentro del campo de estudios de tu carrera suelen ser las más adecuadas. Pero también aquellas en las que destaque un autor o autores dignos de confianza y credibilidad, con experiencia comprobable dentro del área.

Podemos ayudarte

Muchos estudiantes saben para qué son las fuentes de información, pero no logran dominarlas, ni utilizarlas a la hora de elaborar un TFG u otro documento similar. 

Pero, ¡no hay de qué preocuparse! En Hazmitrabajo, nos dedicamos a ayudar a miles de estudiantes que, como tú, tienen problemas para identificar y usar las fuentes de información correctamente en su texto académico.

¿Necesitas ayuda para pedir un presupuesto?

No hay problema, envíanos la información del trabajo y nosotros te ayudamos a estructurarlo.

¿Necesitas más de un trabajo? 👉 Haz clic aquí

    Tipo de trabajo *
    Asignatura *
    Normas de estilo
    Personalizar tipo de trabajo
    Personalizar materia o asignatura
    Personalizar normas
    Título del trabajo *
    Número de páginas
    Duración de examen en horas
    Fecha de entrega *
    Descripción e indicaciones del trabajo
    Subir un Documento
    Nombre de usuario
    Correo electrónico *
    Teléfono *
    Hora de contacto
    Código promocional